martes, mayo 29, 2012

EL EFECTO BONSAI (Aplicado a los malos tratos)

EL EFECTO BONSAI (Según una idea original del psiquiatra forense profesor Lorente Acosta)

Un bonsái no es un árbol que no crezca, es un árbol al que se le impide crecer, al que se le van podando ramas, cortando raíces, manipulando su crecimiento natural, a capricho absoluto de su cultivador. Pero al mismo tiempo, se va regando y cuidando con esmero para mantenerlo, porque el verdadero placer es que crezca bajo el control de sus manos y de su imaginación. Y así obtiene “su obra”. Es decir, la misma persona que va “destrozando” la planta es la misma persona que le permite que siga viva.

                                                                                                             VER MAS

domingo, mayo 27, 2012

EL MALTRATADOR, ESE MAGNIFICO SEDUCTOR




EL MALTRATADOR, ESE MAGNIFICO SEDUCTOR


Uno de los rasgos más característicos del maltratador es su extraordinaria habilidad conquistando a la víctima. El magnetismo que desprende en sus primeros contactos es un perfecto mecanismo de seducción del que resulta muy difícil abstraerse, especialmente si una ignora estas cosas.
Estos días estoy leyendo el libro “Psicología de la seducción” de Alejandra Vallejo-Nájera. Transcribo algo que me ha resultado especialmente interesante.


“…El seductor afronta el proceso de atracción con la metodología de un estratega que casi nunca improvisa. Primero observa atentamente a su blanco, prestando extraordinaria atención a sus movimientos, estilos de comunicación y cicatrices psicológicas. Sabe como mirar, donde mirar y que mirar. Traduce señales, imita gestos y posturas con el fin de generar máxima confianza, entregando absoluta prioridad a la otra persona, emulando sus gestos y posturas con el fin de generar sintonía y confianza.
El seductor es un abastecedor de las carencias sentimentales, operador del artefacto emocional. La maniobra tiene que estar medida y la actuación debe ser delicada: bajo ningún concepto la otra persona debe sospechar que está siendo intencionadamente seducida. Más bien debe creerse arrastrada por el magnetismo… de lo contrario se volverá suspicaz y, en lugar de deseo, el seductor le inspirará miedo.
Una vez superado el primer avance, el fascinador pasa a eclipsar la mente de su objetivo, su barrera defensiva mas poderosa; se invita a sí mismo pronunciando con frecuencia, aunque sin avasallar, el nombre de la otra persona: la mira a los ojos el tiempo justo, sin intimidación y con gran interés; le escucha y le atiende, le otorga la razón, le cede el poder. De ese modo, laurea a la persona seducida, le invita a creerse importante, inteligente, sensible o divertida… resalta su feminidad, le expresa que ha captado sus genuinas virtudes y que es una lástima que otros permanezcan suspendidos de la apariencias, sin captar la verdadera esencia, las excelsas cualidades que lleva dentro. Esto último resulta esencial ya que casi todos los seres humanos creemos en lo más íntimo que somos mejores de lo que otros perciben. El seductor muestra interés y expresa que está impactado, dando a entender que es alguien con sensibilidad, para sacar lustre a los secretos del alma.
Una vez impregnado el pensamiento de la otra persona, el seductor inicia un nuevo paso: se anuncia como proveedor de placer, salvador de la desnutrición psicológica en cualquiera de sus variantes: autoestima, seguridad, diversión, valentía, necesidad de sentirse útil, de ser escuchada… conduce suavemente a la otra persona, pero sin explicarle adonde va ni la duración del trayecto. Y sobre todo, prorroga la acción; la fantasía de su objetivo, se dispara, trabaja, imagina, anticipa, piensa, elige. En cuanto el seductor logra instalar su monarquía en el pensamiento del otro, comienzan los delicados trámites del castigo: alterna momentos e sintonía total con otros de frialdad, inyectando en el destinatario el pánico a la pérdida y, con ello, garantizándose su apego psicológico.
Durante todo el proceso es el seductor quien gobierna  las riendas del asunto, posee el control, se adueña del pensamiento de la otra persona y puede manejar a voluntad la felicidad o la desesperación.
Quien domina los códigos de la seducción, tiene, de alguna forma, la batalla ganada.”

sábado, mayo 12, 2012

DEJAR AL MALTRATADOR (II)

DEJAR AL MALTRATADOR (II)


Vendrán sus promesas de cambio, 
sus juramentos, sus lágrimas y su arrepentimiento,  su amor sin límites. 
Falso, todo falso. Mentira, todo es mentira. Si hay algún cambio, siempre será a peor. http://nomequierastanto.blogspot.com.es/2012/03/cambiara-el-agresor.html
Ya ha quedado suficientemente demostrado que los maltratadores no cambian. 
No tiene soporte personal para sostenerse. 
Su vida es una mentira. 
Una farsa a la que tu acabas de arrancarle la careta. No creas nada. 
Ya has podido comprobar infinidad de veces que miente como nadie. 
Y la habilidad extraordinaria que tiene para manipular las palabras y los hechos. 
Buscará la manera de herirte, sin reparar en medios ni en formas.
Usará todos los recursos personales y materiales que encuentre a su paso. Te perseguirá con rabia y odio, sin descanso. Te acechará como un lobo hambriento por las esquinas. 
Lo que has hecho le resulta una traición. 
Y te culpará por ello. Y te culpará por todo. Como siempre. Pero ahora con más rabia. 
Todos, absolutamente todos los maltratadores llaman a sus víctimas putas y locas. 
Tú no vas a ser la excepción. 
Te adjudicará amantes masculinos o femeninas, da igual. Solo busca herir.   
Se alimentará de tu miedo, de tu debilidad, de tu pena y tu vergüenza. No le des esa satisfacción.
El sabe que sin ti, va a deambular por la vida cargado de odio, de rencor, de resentimiento hacia  ti, hacia el mundo y hacia sí mismo. 
Y te busca para descargarlo todo contra ti y liberarse.
Es un canalla. 
Traidor sin escrúpulos. 
Perverso y obsesivo.
Y cuando mas tranquilas estés, 
cuando menos lo esperes, 
cuando has creído que todo había terminado, que por fin te habías desprendido de él aparecerá nuevamente con fuerzas renovadas. 
Como si no hubiera pasado el tiempo. 
Como la hiena salvaje que es. 
Sin piedad, sin miramientos…. 
Caiga quien caiga.
Tratará de colarse de nuevo en tu vida por cualquier fisura que encuentre abierta. 
Aprovechará cualquier descuido.  
Tendrás la sensación 
de que está pegado a tu vida como una lapa de forma inseparable. 
En cierto modo es así aunque tú no quieras.
Es un maltratador, con sed de dominio, con ansia de poder que solo es capaz de obtenerlo robándoselo a otro. 
Controlador incansable. 
Miserable y ególatra. 
Ladrón de autoestima, de energía, de alegrías. 
Chupasangre, vampiro de emociones. 
Es un robavidas.
Pero no está loco. 
Los locos no seleccionan a sus víctimas, ni planifican al detalle, ni traman estrategias y argucias para sorprender a veces con precisión milimétrica.
No es un enfermo, aunque su comportamiento sea enfermizo. 
Necesita sentirse poderoso 
y cuando no tiene esa superioridad, la provoca. 
Todo de forma natural, porque actúa por convicción. 
Por eso, solo merece el lugar que le corresponde a los maltratadores.
No escuches las palabras,  los mensajes que, de alguna manera,  trate de hacerte llegar, recurriendo para ello a quien haga falta. 
Están todos envenenados, o son ruinosos, como todo lo que viene de él. 
Otras veces sus mensajes no tendrán otra intención que la de “darte que pensar” o como vulgarmente se dice, “comerte la cabeza”. 
No le des más valor que lo que es: un simple maltratador, una escoria humana que sobrevive a costa de otros.
Así seguirá siempre, 
hasta que se consuma  
y se hunda dentro de su propia miseria, 
dentro de su propia mierda, víctima de sí mismo.


DEJAR AL MALTRATADOR (y III)

DEJAR AL MALTRATADOR (y III)


Un día creíste que era el príncipe azul que siempre soñastes, y que además, era  inteligente. 
Hoy sabes que todo fue una fascinación, 
un espejismo:  en realidad no es mas que un controlador, manipulador, falso y mediocre.  
También creíste que te quería con locura porque te hizo sentir como una reina y te prometió un futuro a su lado brillante y feliz.
Hoy no te queda ni una sola razón para permanecer a su lado.
Porque has despertado, y has comprobado que el amor es otra cosa.
Tu tampoco estabas enamorada….. Estabas anestesiada y llena de miedo.

Pasará el tiempo y un día verás que llega el sol a tu vida  y las cosas van adquiriendo color.

Dirige todo tu esfuerzo no a olvidarlo -que eso es imposible, al menos de momento- sino a recuperar tu autoestima, http://nomequierastanto.blogspot.com.es/2011/12/los-pilares-de-la-autoestima.html
a sanarte, porque estás rota.
A volver a ser la persona que fuiste antes de que irrumpiera en tu vida como un huracán.
Verás como creces  
y te vas haciendo más grande, como mujer y como persona. 
Es muy bello ir superando etapas. 
Te sentirás tan bien como se sienten las personas vencedoras, 
las personas libres, las que han dejado atrás el lastre de una pesada carga.
Con toda la satisfacción de saberte  una superviviente.
A pesar de todo, 
llegarán días difíciles. 
Sentirás necesidad de arrancarlo de tu cabeza, de tu vida.  
Ahora mismo es imposible, 
pero te aseguro que llegará un día en que no será más que un mal recuerdo.
Tendrás dudas e inseguridades y retrocesos. 
En algún momento creerás morir. 
Y pasará mucho tiempo sin que seas capaz de encontrar respuestas que te convenzan. Sentirás que te duele el alma. 
Sentirás necesidad de reprocharle a la vida lo que te tenía reservado. 
Parecerá que la cabeza te va a saltar en pedazos. 
Vendrás muchos porqués? 
Pero no es momentos de buscar respuestas. 
Las respuestas llegarán solas, poco a poco.
Es momento de recuperarte, 
de quererte mucho, 
de ser generosa e indulgente contigo misma 
porque lo que hoy ves como una derrota, 
como un fracaso, 
lo vivirás mañana como la mejor batalla de tu vida.
Cuando lo necesites, pide ayuda. 
Una carga muy pesada para una sola. 
Busca la ayuda de tus seres queridos. 
Aunque siempre fuiste fuerte, ahora lo necesitas. Porque necesitas reconstruirte, repararte, unir todos los trozos de tu vida que han quedado dispersos como un jarrón de porcelana estrellado contra la pared.
Quiérete mucho, quiérete por encima de todo. 
No te juzgues y mucho menos te condenes. 
Ya te condenó la vida al ponerte a este monstruo en tu camino.
Con tu paso, estás marcando tu historia personal y la historia de muchas mujeres. 
Y gasta todo tu esfuerzo en vivir, en vivir dignamente. 
Sin sometimiento, sin controles, sin cadenas, sin grilletes.
Llegará un día en que te felicitarás por ello, en que te sentirás muy orgullosa por lo que acabas de hacer. 
Y llegarán más días en que muchas mujeres te felicitarán por ello. 
En realidad, la sociedad te felicitará por ello.
¡¡¡VIVE!!! 

                                                                     VER MAS
                                


sábado, mayo 05, 2012

ANATOMIA DEL MALTRATADOR


Del libro "El rompecabezas, anatomia del maltratador" del profesor D. Miguel Lorente Acosta.

"El agresor no puede arriesgarse a golpear continuamente. El busca esa destrucción psicológica, esa quiebra física y sobre todo psíquica de la mujer como persona hasta llegar a la sumisión. Quiere convertirla en un objeto polivalente al que utilizar y recurrir de distintas formas según las ocasiones. La necesita, pero la necesita aleccionada, de manera que junto a la violencia física tiene que aplicar violencia psíquica por medio de las amenazas, de la coacción, de la intimidación y del chantaje, pero también por el insulto, la ridiculizacióny el menosprecio. Y para que todo ello sea mas efectivo sin necesidad de agresiones repetidas, introduce el miedo y el terror en su cabeza ya rota con palabras cargadas de verosimilitud, frases rodeadas de espinas para que conforme vayan entrando ocasionen daños en su interior, recordándole siempre el dolor externo que producen los golpes.
Para conseguir dicho objetivo las agresiones producen por motivos insignificantes que él recubre de valor e importancia; suelen ser agresiones deproporcionadas y excesivas, aplicando una violencia desmesurada ante la escasa resistencia y capacidad de defensa que la mujer presenta....
La estrategia no puede fallar, esa combinación de violencia psíquica que hunde a la mujer, de violencia física con su dinámica propia que la destruye, las especiales circunstancias en la que aparecen -caracterizadas por amenazas concretas y objetivas sobre la base de las agresiones anteriores- y el toque final de la justificación previa y de la responsabilización de la mujer acompañada de ciertas dosis de arrepentimiento, mas en la forma que en el fondo, hacen que la mujer termine completamente aleccionada sobre lo que debe ser su papel en la relación y, por supuesto, en la sociedad."  

                                                                                                             VER MAS

martes, mayo 01, 2012

CAMBIARÁ EL MALTRATADOR?


CAMBIARA EL MALTRATADOR?

Esta es la pregunta por excelencia que se cierne sobre la mujer, de forma permanente en este tipo de relaciones. Yo siempre digo que sí, que puede cambiar, pero siempre será a peor porque va adquiriendo experiencia práctica. 
Su comportamiento agresivo, ya sea físico o psicológico lo es por pura convicción, por principio, es una cuestión de fe. Lo es por educación, por cultura... es una actitud ante la mujer, ante la vida. Por lo tanto difícilmente se le podrá hacer variar de opinión. 
Y no cambia, sencillamente porque no considera que sea necesario cambiar.
Al maltratador le resulta muy difícil observarse a si mismo, tiene ideas rígidas y cerradas y por ello, no tiene prácticamente ninguna posibilidad de cambio. 
C.M.




 

ENTRADAS MAS POPULARES EN LA ÚLTIMA SEMANA

ARCHIVO CRONOLÓGICO