miércoles, febrero 13, 2013

LO QUE SI DEBEMOS HACER ANTE UNA MUJER VICTIMA DE VIOLENCIA DE GÉNERO


* Creer lo que nos  relata
* Animarla  a hablar sobre la situación de maltrato, sin presionar
* Respetar la confidencialidad
* Escucharla sin juzgar, sin evaluar. 
* Transmitirle que sus reacciones en esas circunstancias son normales, que tiene derecho a sentirse como se siente
* Hacerle saber  que no está sola y que otras mujeres están pasando por situaciones similares a la suya.
* Transmitirle el mensaje de que lo ocurrido no es culpa suya, que ella no es responsable del maltrato.
* No mostrar un interés excesivo y recurrente en aspectos muy íntimos de la agresión. 
* Indicarle expresamente que no debe pretender cambiar el comportamiento del agresor. 
* Hacerle saber que ni las disculpas ni las promesas del maltratador van a mitigar o hacer desaparecer la violencia.
* Dejarle el tiempo que necesite para tomar sus propias decisiones. Dejar que ella marque los tiempos. 
* No retirarle el apoyo por la tardanza en la toma de decisiones, ya que puede no estar preparada para hacer cambios fundamentales en su vida.
* Proporcionarle y/o ayudarle a buscar  los recursos necesarios para su protección y recuperación, dependiendo de cada caso.   

                                                                                                        VER MAS

                                                            

domingo, febrero 03, 2013

MANOS, por Elena García, una mujer superviviente

          Hay manos que sujetan fuerte cuando te has caído. Hay manos que aparecen cuando nadie las espera, ni las sueña. Hay manos tibias que hacen dormir cuando nadie puede. Hay manos que lloran cuando la fraternidad florece. Hay manos que cantan sin haberlo hecho nunca. Hay manos a las que le gusta cobijar en la distancia. Hay manos que lloran cuando nadie las ve. Hay manos que estarán siempre, aún cuando uno se vaya. Hay manos que desaparecen durante días y luego vuelven con más fuerza. Hay manos que se esconden para ser queridas. Hay manos a las que les gusta ser abrazadas cuando sonríen de medio lado. Hay manos a las que hay querer de cualquier manera.
Si alguien tiene la fortuna de encontrar esas manos, agárrense a ellas, la travesía será más fácil.

                                                              VER MAS
                                                                                     

ENTRADAS MAS POPULARES EN LA ÚLTIMA SEMANA

ARCHIVO CRONOLÓGICO