miércoles, diciembre 26, 2012

SOLO 8 MUJERES DE LAS 46 ASESINADAS HABÍAN DENUNCIADO

Un total de 46 han sido las mujeres asesinadas en lo que va de año por sus parejas o ex parejas. De ellas, tan solo 8 (el 17,4%) habían denunciado a sus agresores por malos tratos y 7 pidieron y recibieron medidas de protección, según la estadística actualizada del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Las estadísticas del Departamento de Ana Mato sobre violencia de género reflejan que 2012 es el año en el que menos mujeres han muerto por violencia de género desde 2003, ya que en 2011, en estas fechas, se habían registrado 59 crímenes machistas; en 2010, 73; en 2009, 55; en 2008, 73; en 2007, 71; en 2006, 69; en 2005, 57; en 2004, 72; y en 2003, 71.

De las 46 mujeres muertas, 36 eran españolas y 10, extranjeras; 4 tenían medidas de protección en vigor. En estos momentos, 4 casos (Pinto (Madrid), Torrevieja (Alicante), Santa María de Palautordera (Barcelona) y Jaén) están inmersos en procesos de investigación. 

Según los datos del Ministerio, doce de las mujeres asesinadas tenían entre 21 y 30 años; una, entre 18 y 20; y otra era menor de 16. Seis víctimas tenían entre 31 y 40 años; siete, entre 41 y 50 años; nueve, entre 51 y 64 años; en tanto que diez tenían más de 64. 
Doce residían en Cataluña; seis en Andalucía, el mismo número que en la Comunidad Valenciana; cinco, en Madrid; cuatro, en Galicia; mientras que en Castilla-La Mancha vivían tres de las fallecidas, en Canarias, dos, y otras tantas en Baleares, País Vasco y Castilla y León. En Asturias y Extremadura se ha contabilizado una víctima en cada comunidad.

La ministra ha condenado este miércoles en un comunicado el último crimen machista ocurrido el pasado viernes en El Ferrol (A Coruña), en el que una mujer, de 42 años, fue asesinada presuntamente por su exmarido, de 47 años, quien posteriormente se suicidó. La mujer sí había presentado previamente varias denuncias por malos tratos, según el Ministerio.


http://nomequierastanto.blogspot.com.es/2012/06/por-que-la-mujer-maltratada-no-denuncia.html

sábado, diciembre 22, 2012

EL AMOR. Definición


El amor es la decisión sincera de crear para la persona amada un espacio de libertad tan amplio, tan amplio, tan amplio, como para que ella pueda elegir hacer con su vida, con sus sentimientos y con su cuerpo lo que desee, aun cuando su decisión no me guste, aun cuando su elección no me incluya.

                                                                      Jorge Bucay

                                                                                 VER MAS

miércoles, diciembre 12, 2012

EL SOL SE INSTALÓ EN CASA, por Elena García

El sábado pasado, el sol se instaló en casa para quedarse. Esa mañana de diciembre, un par de amigos, Cara de Luna y yo pusimos fin a una etapa que ha durado una eternidad.
Atrás quedaron unos meses en un lugar que, al principio fue refugio, luego se convirtió en algo de lo que había que irse. Al despedirme de todos aquellas que conocí allí,...mujeres que, sin quererlo, nos unía el mismo dolor, la misma gana de salir del pozo, la lucha,...sentí que algo se había terminado.
El sábado pasado fue un día de risas, cargando cajas, maletas,...dos sillas, dos mesas, una estantería y toda la felicidad del mundo. Lo empaquetamos todo en tres coches y a Cara de Luna se le alegró el alma cuando le dije que Santa Claus nos había traído una casa como regalo,....A la mañana siguiente, Cara de Luna se sentía tan libre que correteó desnuda por la casa. Libre, así la quiero ver siempre. Que el aire le golpee el alma.
La casa, llena de luz, de calor, de paz,...y de buen sentimiento,...es el lugar perfecto para empezar de nuevo. Y desde nuestro balcón, si cierras los ojos,  se alcanza a ver el mar.
                                           VER MAS


martes, diciembre 11, 2012

VIOLENCIA DE GENERO

El uso de la expresión VIOLENCIA DE GENERO es tan reciente como el propio reconocimiento de la realidad del maltrato a las mujeres. En este sentido hay que reconocer este hecho como “una manifestación mas de la resistencia que existe a reconocer que la violencia contra las mujeres no es una cuestión biológica ni doméstica, sino de género (…) nos hallamos ante una forma de violencia individual que se ejerce en el ámbito familiar o de pareja por quien ostenta una posición de superioridad física (hombre) sobre el sexo, teóricamente, mas débil (mujer), sino que es consecuencia de una situación de discriminación intemporal que tiene su origen en una estructural social de naturaleza patriarcal.

Mª Luisa Maqueda Abreu. Catedrática Derecho Penal. Universidad de Granada

viernes, noviembre 30, 2012

LOS MALOS TRATOS, HASTA CUANDO....?

Los malos tratos hacia la mujer no suelen terminar con el mero cese de la convivencia de la pareja,  ni con la separación/divorcio, ni con la denuncia y la orden de alejamiento. Los malos tratos generalmente, continúan perpetrándose -de una u otra forma- a lo largo de mucho tiempo, en algunos casos, a lo largo de muchos años.
Por eso, es frecuente que las mujeres víctimas se pregunten durante mucho tiempo… Hasta cuando? Es que esto no tiene final? Se cansará algún día?
Pero los malos tratos  no son un recorrido, no son una trayectoria ni un camino a recorrer, no un fin en sí mismos. Los malos tratos es la herramienta, el medio, el método que usa el maltratador para imponer su criterio y seguir castigando la falta de obediencia a sus principios de una mujer que él considera una cosa de su propiedad. Y si no puede implantar su terror de  manera directa, lo hace  a distancia, o a través de terceros (normalmente hijos/as). En fin,  lo hace como puede, pero lo hace y lo seguirá haciendo. 
Y esto es así invariablemente, ya sea de una forma abierta o soterradamente, aun cuando los propios Tribunales de Justicia lo hayan condenado.   Tratará -siempre- de encontrar una fisura por donde colarse en la vida de la víctima.  Y lo llevará a cabo siempre que pueda, con total naturalidad porque es algo para lo que se siente legitimado, es decir, él considera que tiene derecho a hacer lo que hace.  Y por si esto fuera poco, la estructura mental del maltratador es tan rígida que podemos afirmar que es prácticamente imposible que varíe ni un ápice.
Y es que el maltratador no puede vivir de otra forma, no sabe ser de otra manera. Necesita acechar y palpar el miedo que es capaz de infundir a la víctima para renovar esa hombría que ella ha puesto en entredicho al romper la traza que él le había marcado.
“Tu miedo y tu dolor son mi vitamina”, decía un maltratador.
Como las alimañas, el maltratador se alimenta del poder que impone, del dolor que genera, de la sangre que succiona. El dolor de la víctima garantiza su triunfo, su supervivencia. Y son estos unos hechos que no admiten cambios.

                                                                             ***
Mujer… 
Tú ya lo conoces y sabes lo caro que se paga contradecirle. No busques la lógica en su comportamiento, no busques más razonamientos porque el propio maltrato es su lógica y su razón de ser. Es más, a estas alturas ya no debería asombrarte su comportamiento tiránico y canalla. 
Viniendo de él, no esperes jamás otra cosa que no sea la continua manifestación de su maldad infinita, ni  te asombres de lo que te haga llegar, porque su cometido no es otro que masacrarte. Digamos que vive para ello,  que se alimenta de ello. Y lo llevará a cabo sin reparar ni en el fondo ni en las formas,  aunque se juegue la vida.  Y esto es así porque lo contrario le produce una profunda frustración y una gran asfixia.
Si eres capaz de entender este mecanismo, sufrirás mucho menos y sobre todo, entenderás lo inútil que esperar el cambio que nunca llegará. 
No le des la satisfacción de que consiga el objetivo de torturarte. 
Es inútil cualquier intento por tu parte de “entender” la situación. No podrás y habrás agotado todas tus energías, toda tu fuerza, toda tu voluntad y te vencerá tanta frustración porque solo obtendrás lo mismo repetido.
Es mucho más práctico que el cambio se produzca en ti, que comiences a ver las cosas de forma diferente.  Es mucho mejor que canalices tu energía interior hacia ti misma, que inviertas en ti, en vivir o en sobrevivir, en quererte, en crecer, en convertirte en una mujer tan fuerte, tan poderosa, con tanta firmeza que seas capaz de ver su maldad como lo que es, como la patética reacción de un vulgar maltratador.
Tu cambio, hará de ti una mujer tan fuerte, que ya no te queden fisuras por donde pueda colarse ni un soplo de sus perversas  intenciones. 
Es un aprendizaje, inténtalo, poco a poco, a pequeñas dosis, verás como lo consigues.
Cuídate y recuerda siempre que lo que consigas no solo será un logro personal, sino que se hará extensivo, automáticamente a todas las mujeres, algo de lo que algún día, te sentirás muy orgullosa.
                          

"Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia."
HONORÉ DE BALZAC

lunes, noviembre 26, 2012

UN HERMOSO HOMENAJE PARA UN 25 DE NOVIEMBRE

Es lo mejor -con diferencia- que he leído sobre el maltrato a la mujer en todos estos días. Muchas gracias, Dimas. 

CUARENTA Y TRES, por Dimas Haba

Cuarenta y tres es el número de mujeres asesinadas por hombres con los que compartían o habían compartido sus vidas en este 2012. Si hacemos las cuentas cuatro mujeres son asesinadas al mes. Las cifras aumentan si hablamos de mujeres maltratadas, heridas, apaleadas. Una barbaridad. El maltrato doméstico es una lacra que nuestra sociedad no es capaz de erradicar. Vivimos en una sociedad machista que considera a la mujer como un ser inferior, o lo que es peor, como un objeto, como una pertenencia más. La igualdad efectiva entre hombres y mujeres dista mucho de estar produciéndose. Ni siquiera las nuevas generaciones lo tienen asumido. Sólo en Andalucía el número de chicas maltratadas menores de dieciocho años asciende a ciento veinticinco en lo que llevamos de año.
Hemos creado una sociedad que desprecia a la mujer, que la hace sentir una inútil, que la insulta y la ningunea. Hay que cambiar las mentalidades y las conciencias. Las leyes que, sin duda, han ayudado a que muchas mujeres se atrevan a denunciar y saquen el problema a la luz, van por delante, en este caso, de la ciudadanía. Los chistes machistas, el desprecio masculino por las tareas del hogar, la discriminación salarial entre hombres y mujeres siguen estando presente en este país nuestro. Y claro cuando la igualdad no es efectiva. Cuando en el ambiente pesa la carga machista de siglos y siglos, los golpes salen a la luz y la violencia se ejerce con la parte débil, aquella que no tiene derechos, aquella que es considerada una esclava.
No es, por tanto, sólo un problema del maltratador y la víctima, ni una anécdota violenta más, es un problema social, es un acto terrorista, que nos concierne a todos. Una sociedad justa y democrática no puede permitir ni tolerar este machismo violento que la invade. Hay que seguir con las campañas de concienciación, a pesar de la estafa de la crisis. No puede ni debe haber recortes en el camino hacia la igualdad. Hemos de poner todos los medios para que no vuelva a haber ni una muerte más, ni un apaleamiento más, ni un maltrato psíquico más...
Y hemos de hacerlo desde las instituciones, pero también desde la responsabilidad ciudadana individual. Aislemos a los maltratadores, censuremos también aquellas actitudes sociales que se burlan de las mujeres, esos chistes en las que la mujer aparece como un ser torpe e incapaz. No seamos cómplices, seamos agentes de igualdad. Sólo si nosotros somos capaces de cambiar nuestro entorno más cercano, las conciencias comenzarán a cambiar y artículos como este no tendrán necesidad de salir a la luz porque ya no habrá más maltrato femenino, porque definitivamente seremos seres de la misma estatura, seremos personas en pie de igualdad.

domingo, noviembre 25, 2012

OTRO 25 DE NOVIEMBRE



No es suficiente con un día. Esto ha de ser una labor de todos y de todas durante todos los días del año.

No obstante, en este día quiero, en este mensaje, dejar constancia de mi solidaridad y mi recuerdo entrañable a modo de homenaje a aquellas mujeres que de una u otra manera, supe de ella o conocí. 


A Rocío,  tan lejos...tan cerca…
A Julia, amiga desde siempre
A E.T. a quien admiro profundamente por su fortaleza y su generosidad.
A Cova, con ganas de volver a abrazarla
A Rosita, Pepi y la otra Pepi
A Lira y Magenta
A Mª Carmen S.
A Manuela N. por su lucha continuada a favor de las mujeres maltratadas.
A Antoñita y a su hija. 
A Cecilia y a su hija
A Rosa Mª, Milagritos, Lola, Sofía, Inma y Mª Victoria
A Carmen P. y Loli M.
A C.D. creo que nació víctima 
A Mati F. y la otra Mati
A Ruth 
A Ana Bella y demás supervivientes de su Fundación
A Miriam,
A Macarena, me encantó conocerla a pesar de las circunstancias
A Vane, Bea y Eva, tan jóvenes…
A Juani P. Ha pasado mucho tiempo. Ahora está guapísima.
A Loli F.
A Mercedes (le adiviné el maltrato en los ojos)
A Mª Angeles
A Trini, por la angustia de aquella tarde
A Pepa L. enigmática y nunca entendida pero muy muy víctima.....
A  Angeles y Emilia,
A ti también, Blanca,
A la Lola quien a pesar de sus locuras, es otra víctima,
A Pilar 
A L.A, sus hijas y su nieta, víctimas en cadena. 
A Eva P., amiga del alma en estos avatares. Juntas hemos compartido risas, lágrimas y muchas, muchas, muchas emociones
y por la memoria de María Teresa, Francisca,  Juani , Julia, A.H., Mª Carmen y su hijo y los niños Ruth y José. (q.e.p.d.)

por todas ellas, mi promesa de mantenerme en este frente que también es el mío. 




sábado, noviembre 03, 2012

COMO IDENTIFICAR A UNA MUJER MALTRATADA

Identificar a una mujer maltratada
A lo mejor la tienes mas cerca de lo que crees, pero nadie lleva el maltrato escrito en la frente. Es algo que ocurre tras las puertas del hogar. Y como diría el profesor Lorente Acosta, las puertas de casa siempre abren para dentro. 
Vamos a detallar una serie de rasgos que te van a ayudar a identificar a esa mujer que soporta, en silencio, la triste y dura carga del maltrato de su pareja. 
ALGUNOS DE LOS RASGOS MAS CARACTERÍSTICOS QUE  PRESENTA UNA MUJER  VICTIMA DE MALOS TRATOS. 
  • Le tiene miedo a su pareja. Es algo que no dice expresamente, pero lo demuestra con sus actos. 
  • Se pone muy nerviosa si prevé que no va a estar en casa cuando él llegue
  • Está aislada, sola, lejos y desconectada de familiares y amigos
  • No dispone de los recursos (por ejemplo, dinero para compras básicas)
  • Sufre de afecciones relacionadas con el estrés (dolores de cabeza, y de espalda, insomnio, problemas de estómago, afecciones cutáneas, etc.)
  • No hace ciertas cosas que son su derecho en presencia de su pareja
  • Padece ansiedad o depresión y toma medicamentos para combatirlo
  • Usa alcohol o drogas en exceso. (legal o ilegal)
  • Llega a dudar de su propio equilibrio emocional y se culpa continuamente por los problemas familiares
  • El es quien toma las decisiones familiares
  • Ignora sus propias necesidades -incluso las más fundamentales- e incluso la de sus hijos e hijas, en favor de su pareja.
  • Siempre está alerta y temerosa  
  • Carece totalmente de libertad de expresión y actuación 
  • Está siempre bajo sospecha tanto para el agresor como para la propia sociedad.
  • Es tratada como víctima y al mismo tiempo, como culpable 
  • Jamás va en contra de la opinión de su pareja por temor a enfadarle
  • Alguna vez ha intentado suicidarse.

                                                                                                                           

domingo, octubre 28, 2012

Muerte al llegar el ocaso

MUERTE AL LLEGAR EL OCASO es el título de una película que pusieron ayer tarde en Antena 3. Es la tercera vez que la veo y vuelve a resultarme realmente interesante. 
De todas las películas que tratan de la violencia contra la mujer,  esta es una de las más descriptiva y realista y que  refleja con exactitud y claridad las diversas fases en los distintos malos tratos hacia la pareja. Desde la llegada del agresor a la vida de una mujer, hasta el desenlace final, incluyendo el núcleo familiar del agresor y la intervención de este ante los Tribunales de Justicia.

Lo que os comunico a título informativo, por si estáis interesadas/os en verla. 

martes, octubre 23, 2012

POR FIN LO HE CONSEGUIDO

Se llama Eva B.M. tiene 24 años y ha querido enviarnos el testimonio de su experiencia. 
Transcribo literalmente su mensaje:


Mi historia empezó de forma preciosa. Parecía estar viviendo un cuento de hadas. 
Quedábamos todas las tardes como amigos. Nos pasábamos horas hablando...

Hasta que un día decidimos intentarlo. Maldito día. Ojalá lo hubiera pensado antes...

El principio todo era perfecto, me colmaba a besos, me decía que era la mujer de su vida y que jamás iba a separarse de mi,.. que iba a ser su princesa y que jamás dejaría que nadie me hiciera nada.

 Falsas palabras, Un encantador de serpientes.
Decidimos ir a vivir juntos, ya que todo era tan bonito y me llevaba genial con su hijo. 

Pero poco a poco vino el resto. Me  di cuenta que bebía a todas horas, Perdió su trabajo, según él, reducción de personal, cosa que ahora no tengo tan clara. 

Las cosas no iban bien, pero estaba enamorada y aguantaba sus constantes humillaciones, como ir por la calle y caérsele la baba con el primer culo que veía. Tener que humillarme para conseguir una muestra de afecto. Sentir como a diario me decía que ya no sabía si me quería o no porque yo no sabia ni fregar un plato, etc… 
Me pasaba el día trabajando y cuando llegaba tenia que ocuparme de la casa y de su hijo. 

Todo iba empeorando a medida que pasaba el tiempo.  Llegó a decirme que antes de acostarse conmigo, se volvería gay...Cualquier cosa con tal de humillar.

Hasta que pasó la primera vez. Se casaron unos amigos suyos y fuimos a la boda. Como no!!! él bebió más de la cuenta,  para no perder la costumbre. Cuando le quite las llaves del coche me golpeo en la cara y me agarro por el cuello intentándome ahogar... Tuve que darme cuenta ahí que es lo que era este ser, pero seguí con él y paso una segunda y una tercera vez. 

Él llego a decirme que era culpa mía todo, que era yo quien me lo buscaba. Su familia me decía lo mismo.

Hasta que llego la cuarta paliza delante de su hijo, ahí me dio miedo pensé que o salía de ahí o acabaría muerta.
La noche antes de la cuarta paliza, tomé la decisión de que no quería seguir viviendo así.  Una amiga me abrió los ojos mostrándome que había un mundo lleno de vida esperándome fuera de él, algo en lo que yo, ni siquiera había reparado.
Ella me puso frente al espejo y me dijo : Mírate! Eres preciosa y estas llena de heridas y aquí solo vemos las físicas.
Le hice caso, le dije a esa" persona" que se acababa, que recogiera sus cosas y saliera de mi vida.
A la mañana siguiente él hizo como si yo no le hubiera dicho nada, hasta que le dije que recordara lo que le había dicho la noche anterior.
Entonces empezó a insultarme y a golpearme con patadas y puñetazos en el estomago.

Me cogía por el cuello y me lanzaba contra la pared y el suelo. 

Cuando se dio cuenta que su hijo estaba delante,  se marcho, Yo con una crisis nerviosa cogí la llave de mi coche y me encerré en él, no sabia que hacer ni donde ir...

Así que llamé a mi hermano y se lo conté todo... Vino a por mi y esa fue la última vez que me puso la mano encima.

Ese día jure que jamás volvería nadie a humillarme ni maltratarme... 
Espero que mi historia ayude a abrir los ojos a otras mujeres en similar situación.
Eva

sábado, octubre 20, 2012

LAS RELACIONES TÓXICAS

Las relaciones tóxicas, por Merlina Meiler

Si estás inmersa en una relación de pareja que te produce mucha pena y desdicha y poca alegría y buenos momentos, que en algunos momentos te hace sentir que de algún modo llegas a desdibujarte como persona en pos de mantener una armonía o comunicación ficticias, es bien probable que formes parte de una relación tóxica. Determinarlo te será de suma utilidad para desactivarla y acceder a una vida emocional más satisfactoria.  
Una relación tóxica es aquélla en la cual una o las dos personas sufren mucho más de lo que experimentan dicha y placer por estar juntos. Uno de los integrantes (y en algunos casos ambos) se ven sometidos a un gran desgaste por tratar de sostener la relación. 
Este tipo de vínculos provocan más insatisfacción que felicidad, y la sensación de bienestar que pueden proporcionar en escasos momentos es muy efímera ya que para vivenciarla es necesario silenciar o pasar por alto ciertas cosas que, de darles la importancia que efectivamente tienen, causarían un profundo dolor e incluso llegarían a poner en peligro la continuidad de la pareja. 
Ten presente que nada bueno puede surgir de uniones entre personas que generan actitudes y emociones lacerantes que nublan tu capacidad de alcanzar la plenitud emocional que te mereces. 
Las relaciones ideales entre las personas son ganar-ganar. Una relación tóxica nunca puede catalogarse como tal, son de ganar-perder y, en muchos casos, las dos personas involucradas pierden. Si tú eres quien en estos momento se está planteando si el vínculo que te causa insatisfacción y momentos desagradables es de esta índole, piensa si hay comportamientos tóxicos involucrados. 
Si a veces preferirías no estar con esa persona porque te hiere y te entristece visceralmente, si utiliza mecanismos tales como la culpa, el sarcasmo y la burla, el chantaje para manipularte, si mina tu autoestima y tu capacidad de que decidas de manera individual lo mejor para ti, si has llegado al punto de no reconocerte a ti misma, entonces eres parte de una relación tóxica. 
¿Qué nos lleva a involucrarnos en relaciones tóxicas? Hay diferentes razones, a continuación se detallan las más usuales: 

1. La baja autoestima. 
Si nuestras creencias están basadas en sentir que no somos merecedoras de la atención, el respeto o el amor de otra persona, quien aparezca será considerado nuestra tabla de salvación, a la que nos aferraremos con uñas y dientes porque sin esta persona, ¿quién nos querrá? O ¿quién pagará nuestras cuentas? O ¿quién nos cuidará?

2. El creernos salvadoras 
Fantasear que nosotros podemos cambiar a esa persona, que hemos llegado a su vida para que se transforme en otra clase de ser humano, mejor,  como nosotras queremos que sea, suponer que con nosotras se comportará de una manera diferente a la que suele hacerlo, que lograremos que se operen modificaciones impensadas, son caminos de ida hacia el sufrimiento. 
Podemos ayudar a que otras personas cambien rasgos de su personalidad que les molesten, siempre y cuando se den cuenta de que este cambio los favorecería, decidan hacerlo y además quieran que los ayudemos. Lo que sí tenemos es la capacidad concreta de lograr que se produzcan cambios asombrosos en nosotras mismas si así lo deseamos: esta capacidad es innata, por lo que nada ni nadie podrá privarnos de ella nunca. Es sólo cuestión de tomar la decisión de hacerlo y poner manos a la obra.

3. El asumir el rol de víctimas. 
Quién nos va a querer o a aceptar como esta persona que se digna a darnos ratos de su tiempo, o a convivir con nosotros, en definitiva, a darnos momentos su (mala) compañía cuando le place. El asumir este rol implica que estaremos generando (o aceptando) a una persona que se comportará como victimario.

4. La urgencia de muestras de cariño. 
Este tipo de deseo imperioso es muy mal consejero, y se suma a la necesidad de suplir carencias profundas. A veces da como resultado el tolerar cualquier cosa por un poco de lo que atisbamos como cariño (una demostración de afecto, sexo, un regalo), pero que en realidad encubre otro comportamiento de fondo (uso, abuso, egoísmo, maltrato, falta de respeto, etc.).

5. Estar acompañadas a cualquier precio. 
El miedo a la soledad es el paso preliminar hacia una posible relación tóxica ya que, vuelvo a mencionarlo, toleraremos literalmente cualquier cosa con tal de no estar solas. Considero que no hay mayor sensación de soledad agobiante que el creer que uno está acompañado por alguien que le va a hacer bien cuando esto en realidad no es así y esa persona no sólo no cumple con nuestras expectativas más esenciales sino que atenta (con marcado éxito) contra nuestra calida de vida. ¿Cómo confiar en alguien que demuestra que no quiere nuestro bien, aunque diga otra cosa?

6. El aburrimiento 
La búsqueda de nuevas sensaciones, de una manera de alejarnos de la monotonía o de la rutina puede hacer que sólo veamos una faceta de la personalidad de quien nos atrae, la divertida y agradable que nos saca del letargo en el que estábamos, y no logramos visualizar el resto de la personalidad de quien nos atrae, en la cual hay comportamientos tóxicos que en un principio no identificamos. 
Encontrar a alguien que tiene gustos similares a los nuestros es muy bueno – ¡enmascarar una relación tóxica no lo es! Una vez inmersos en un vínculo de esta índole, se nos dificulta salir porque creemos falsamente que volveremos al aburrimiento inicial…. ¡esto depende enteramente de nosotros! Hay muchas personas que comparten nuestros gustos y sueños que no precisan crear un vínculo tóxico para relacionarse.

7. La necesidad imperiosa de cumplir algún rol social 
La necesidad imperiosa de cumplir algún rol social, como por ejemplo el de esposa madre, tal vez pueda llegar a hacernos priorizar el fin antes que ver a la persona que elegimos como realmente es. Algunas veces tratamos por todos los medios posibles de enmascarar la realidad para seguir manteniendo las apariencias y la estructura social, aunque el costo interno suele ser demasiado alto.

8. El miedo a seguir avanzando en la vida 
Si tenemos un vínculo con una persona que nos pone frenos o nos cercena en nuestro crecimiento y nos estancamos en cierta área de nuestra vida (ya sea personal, laboral, espiritual o profesional) ¿no somos nosotros mismos quienes aceptamos quedarnos en una zona conocida en vez de crecer, desarrollarnos, cambiar y superarnos? Tal vez ésta ha sido tu ganancia secundaria y por eso has sostenido este tipo de comunicación por más tiempo del que quisiste o creíste poder soportar. 
      
***
¿Quién dijo que amar es dar sin ninguna clase de límites? En principio hay un límite bien claro, y es el respeto y el amor a uno mismo, que está por encima de todo lo demás. Si no te quieres ni te haces valer y ensalzas a otra persona al punto de priorizarla por sobre tu bienestar y estabilidad interna, incurriendo en sacrificios estériles, integras una relación tóxica. 
Si la comunicación con otra persona te hace decididamente mal, impide que desarrolles tu potencial, te frustra una y otra vez, implica que relegues deseos que son muy genuinos para ti, en síntesis, no sólo no suma sino que decididamente resta, ¿hasta cuándo seguirás tolerándola? 
Amar con equilibrio es la clave hacia una vida emocional sana y placentera. Trae aparejado no permitir que persona alguna interfiera en otras actividades o áreas de nuestra vida, entender que es bien posible desarrollarse en lo que uno genuinamente desee, y además crear y disfrutar vínculos sanos con otras personas. No hay por qué dejar de lado nuestras expectativas, ilusiones, deseos y sueños por intentar sostener una situación que a las claras resulta insostenible, salvo que comprometamos nuestra integridad emocional, nuestra salud, el justo respeto que nos merecemos como seres valiosos que somos y el derecho legítimo a ser plenamente felices. 
Si estás inmersa en una situación de este tipo, tienes una salida… en realidad, muchas. Cuando tú lo decidas le podrás poner fin al sufrimiento y lograrás abrir la puerta de par en par a una realidad distinta, a un futuro lleno de concreciones, optimismo y buenos tratos. 
Asimismo, siempre cuentas con la posibilidad real de decidir cambiar los términos de tu vínculo de pareja tóxico en el momento que estés  preparada para hacerlo. Si te disocias del rol que asumiste en este vínculo (salvadora, maltratada, quien-todo-lo-aguanta, perdedora, sumisa, etc.) la otra persona automáticamente cambiará su postura al tratarte ya que no encontrará el mismo eco de tu parte. 
Por ejemplo, para que haya una persona en rol de victimario debe existir su contraparte, alguien que asuma el rol de víctima. Si uno de los dos desaparece, el otro pierde fuerza y cambia su postura… ¡se desintegra este par de roles! Asimismo, este cambio de roles y de conductas desactivará el poder que la otra persona tiene sobre ti. 
Tal vez no te resulte fácil controlar tus emociones o sentimientos, aunque sí puedes elegir qué hacer y qué no hacer con ellos. Eres libre para decidir qué clase de relaciones y de personas te rodearán cada día de tu vida.

Tu propio corazón, tu propia intuición es una herramienta muy eficaz que te indica cuando eres feliz y cuando no.

viernes, octubre 19, 2012

VIOLENCIA MACHISTA Y DOMINIO PATRIARCAL

Es el resumen de una ponencia de Lidia Falcón. Muy interesante.

La violencia es el instrumento más definitivo con que el poder impone sus deseos y disposiciones. La violencia contra las mujeres mantiene el poder patriarcal. 
En los países desarrollados del mundo occidental conseguir que la violencia machista como agresión física sea considerada un delito ha costado la lucha de doscientos años del movimiento feminista. En los países subdesarrollados de occidente se está trabajando activamente por los grupos feministas con resultados legales muy adelantados como la ley de violencia mejicana y la brasileña, mientras en otros como los países islámicos y la India ni siquiera se plantea y donde la masacre de las mujeres se produce diariamente ante el silencio de la comunidad internacional, mediante los crímenes de honor.
 En España el énfasis legal está puesto en los asesinatos de mujeres cuyo número es escandaloso. Menos inquietud produce en los medios judiciales y de comunicación la violencia física que no llega a la muerte. La agresión debe ser muy grave para que la persecución del culpable sea eficaz, y la que apenas merece consideración es la violencia psicológica. 
Pero la violencia no solo se ejerce físicamente o psicológicamente contra cada víctima individualmente. Existe violencia machista colectiva y estatal. La colectiva la practican los hombres en el seno de la familia y en la calle, en los transportes públicos y en el cine, en el trabajo y en los lugares de ocio y especialmente en lo prostíbulos y lugares donde se prostituye a las mujeres. Responde a la convicción del sistema patriarcal de que las mujeres son seres de inferior condición al hombre y deben estar a su servicio, para satisfacer sus necesidades y para su goce.  Las mujeres son víctimas de la violencia porque son despreciadas y situadas en un lugar inferior y diferente del que constituye el cuerpo social en el que se sitúan los hombres. Esta inferioridad está admitida por los hombres de la familia, comenzando por el padre y tantas veces por las mujeres de la generación anterior que han asumido su propio papel social.
Las mujeres son también violentadas cuando se las inscribe en una estructura económica como es el modo de producción doméstico al que están destinadas por su especialidad reproductora. Son violentadas para que cumplan sus labores principales en el proceso de producción: hija obediente, novia complaciente, esposa sumida, madre sacrificada, hija cuidadora....
Si después de doscientos años de luchas feministas se ha conseguido que las hijas no cumplan totalmente las normas ancestrales, y de tal modo acceden a la enseñanza en todas sus ramas, no hay que olvidar que las facultades de letras son las primeras hacia las que se derivan –no tanto las de ciencias ni las de informática y económicas-, así como a algunas ramas de la producción asalariada, no por ello se las ha eximido de su papel reproductor y cuidador.
Las mujeres serán también violentadas siempre que pretendan transgredir las normas fundamentales. Criticadas y hasta marginadas familiar, laboral y socialmente. La crítica y el desprecio hacia lo femenino se difunden en los medios de comunicación, especialmente la publicidad, y se extienden al cine, el teatro, la literatura, los juegos cibernéticos,  el mundo empresarial y sindical, el entorno familiar y social. 
La ofensiva patriarcal se ha hecho en los últimos años más aguda. Con el éxito de ciertas reivindicaciones feministas el machismo de  determinados sectores se ha agudizado: asociaciones de hombres supuestamente maltratados, padres por la custodia compartida, introducción de un falso diagnóstico psiquiátrico llamado Síndrome de Alienación Parental, campañas de televisión y de prensa sobre las denuncias falsas de las mujeres, programas de radio en los que solo participan hombres víctimas, campaña masiva por la legalización de la prostitución.   
La impotencia del Estado para garantizar la protección de las mujeres se constata claramente en el número de femicidios, de agresiones, de violaciones, de abusos sexuales a mujeres y a menores, y el desinterés de las instituciones: judicatura, fiscalía, médicos y forenses, asistencia social. 
Ese desinterés es cuantificable y documentado. 
Ahí está el número de denuncias archivadas, de absoluciones, de informes declarando enfermas mentales a las denunciantes, la indiferencia de la fiscalía ante el miedo de las víctimas a declarar contra el maltratador, los términos despreciativos y hasta insultantes de algunas sentencias, conductas todas ellas que no conllevan ninguna consecuencia para los culpables ante la tolerancia oficial. 
La situación se ha agravado con la crisis económica que todo lo justifica. La falta de medios económicos es la excusa con que se ha eliminado los Institutos de la Mujer de Castilla-La Mancha, Galicia y Murcia, y el Observatorio de Violencia de Género de Madrid, se están cerrando centros de atención a las mujeres y casas de acogida, y no se facilitan ayudas económicas ni a los casos más extremos. 
Capítulo aparte merece el estudio de la desesperada situación de las mujeres emigrantes aún en situación legal en nuestro país, encerradas  en familias y grupos donde la violencia se practica cotidianamente contra ellas por los hombres de su entorno, como algo normal, y que nuestras instituciones no protegen. La tragedia de las inmigrantes ilegales es saber que nadie las va a ayudar si pretenden buscar ayuda institucional, por el contrario las víctimas serán tratadas como delincuentes y se las expulsará del país. 
Las mujeres gitanas constituyen un submundo aparte del que nadie se ocupa.  A esta violencia directa y más  menos visible se une la violencia educacional: discriminación ideológica entre niñas y niños en la primera infancia, violencia en las aulas contra las muchachas, machismo cada vez más evidente en los textos y en las enseñanzas, especialmente en las escuelas concertadas difundiendo toda clase de calumnias contra los derechos fundamentales de las  mujeres: aborto, divorcio, anticoncepción, libertad sexual. 
La violencia económica se manifiesta clara y cínicamente sin que se pretenda poner remedio: los empleos de más baja cualificación, a tiempo parcial, eventuales, son femeninos. Las diferencias salariales alcanzan el 30% y hasta el 50% según el puesto de trabajo en perjuicio de las mujeres. El subempleo femenino es el doble del masculino, el paro femenino es varios puntos superior al de los hombres. Los puestos de dirección tanto en la empresa privada como en la pública como en la política, la universidad, la investigación científica, son masculinos.   Violencias todas ellas que se enmascaran dándoles nombre ufemísticos para que no sean visibilizadas por la población en general.
Una serie de medios de comunicación son el soporte que difunde la ideología machista que justifica este estado de cosas.  Los discursos políticos se dividen entre los triunfalistas del gobierno y la indiferencia de los partidos de derechas. Es preciso despertar la conciencia de las mujeres para que no soporten más con resignación este universo de violencia que las oprime y tantas veces las anula.  

martes, octubre 09, 2012

MI NOVIO ES UN MALTRATADOR

MI NOVIO ES UN MALTRATADOR

Es un celoso patológico. Con frecuencia se descontrola
Es demasiado posesivo
Piensa que tiene que conocer a todas mis amistades y saber dónde estoy en todo momento
Pretende elegir mis amistades y a veces me  prohíbe tener amigos o amigas
Piensa que debería pasar todo mi tiempo libre con él. Me sigue por donde vaya para saber con quien comparto mi tiempo. No acepta separarse
Escoge mi  ropa y me dice cómo vestir, cómo maquillarme y cómo peinarme
Cuando estoy con él me siento insegura y no puedo opinar acerca de nada
No me escucha ni le preocupa mi opinión. Ignora mis deseos y mis necesidades
Me preocupa su reacción a las cosas que digo o hago.
Algunas veces me ha amenazado. Otras veces me inspira miedo
A veces pienso que si actúo como él desea las cosas mejorarán.
Es violento. Se pone violento por cualquier razón. Cuándo se pone violento, tira y rompe objetos o da golpes a la pared.
Pierde la paciencia con facilidad
Le pega a los animales
Alguna vez me ha golpeado, me ha tirado del pelo, me ha torcido el brazo o me ha empujado
Ha sido violento en relaciones previas
Se pone agresivo cuando no estás de acuerdo con lo que él dice. Se enfada mucho si no hago lo que él quiere.
Me acusa injustamente de cosas diversa. Me humilla, me insulta, me ridiculiza
Muchas veces me ha obligado a mantener relaciones sexuales

Y es que mi novio.... es un MALTRATADOR.


  
                                                      

domingo, octubre 07, 2012

MUJER VICTIMA DE MALOS TRATOS


He recibido un correo de una chica muy joven que me pregunta cual es el perfil de una mujer maltratada. Hay ciertos correos que prefiero contestarlos aquí porque así la información puede llegar a más personas.
Veamos,
No existe un perfil de mujer víctima. Si lo hubiera, facilitaría la  detección y la prevención.  Cualquier mujer puede ser víctima de malos tratos, por parte de su pareja, porque el primer factor de riesgo es, precisamente, ser mujer y dejarse seducir por un machista violento - perverso narcisista.

No obstante lo anterior, si es cierto que hay una serie de factores y/o  características, y/o rasgos, y/o circunstancias personales, y/o sociales, etc.  que, son factores de riesgos y que, digamos, facilita el desarrollo de una relación de abuso y violencia, hacia la mujer.

Veamos,  aunque someramente, algunos de estos factores de riesgo:
  • Mujeres que han recibido una educación tradicional basada en la desigualdad hombre-mujer, una  educación machista y/o con rígidos principios morales y religiosos.
  • Mujeres que necesitan de forma imperiosa aparentar felicidad y normalidad en su grupo social.
  • Mujeres que han sido educadas para soportar sacrificio, entrega y dedicación. Abnegadas, obedientes, temerosas, que no saben decir no y siempre están dispuestas a someterse por evitar conflictos.
  • Mujeres con exceso de responsabilidad desde niñas y un marcado principio de entrega al prójimo. Se les ha obligado a darse a los demás  hasta la esclavitud. Mujeres que están convencidas de que la felicidad siempre es para los demás, que se olvidan de si mismas hasta la renuncia absoluta.
  • Mujeres que siempre han sido superprotegidas y dependientes, que no saben caminar solas. Que necesitan protectores.
  • Mujeres con educación tradicional extremista: El matrimonio como ley natural de vida.
  • Mujeres-niñas que han sido víctimas de malos tratos con anterioridad por parte de su familia y/o pareja.
  • Chicas adolescentes y jóvenes que considera su situación personal como marginal y sueñan con un salvador que les ofrezca un mundo mejor.
  • Colectivo de mujeres inmigrantes, que por razones obvias, son especialmente vulnerable.   

En definitiva, ninguna mujer está libre de encontrarse con un maltratador en su camino. Y dado que este  puede hallarse en cualquier sitio, debemos por tanto no dejarnos seducir por cualquiera. 
Los príncipes son de los cuentos. 
                                                                        VER MAS
                                                                                 

ENTRADAS MAS POPULARES EN LA ÚLTIMA SEMANA

ARCHIVO CRONOLÓGICO