sábado, mayo 28, 2011

NO SILENCIAR LAS NOTICIAS SOBRE LA VIOLENCIA MACHISTA, por J.A. Burriel

NO SILENCIAR LAS NOTICIAS SOBRE LA VIOLENCIA MACHISTA

Durante años el Gobierno ha insistido en la importancia de que los medios de comunicación informen sobre la violencia de género. Ahora parece que el Gobierno da un giro. Desde el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad se lanza ahora el mensaje de que la imitación -como consecuencia de la difusión de los casos- está detrás de uno de cada cuatro crímenes machistas. Un giro que se fundamenta en un estudio de Igualdad, elaborado por la Universidad de Granada.
Los expertos han alzado su voz. “No hay estudios científicos en la bibliografía internacional que apoyen ese punto de vista”, replica Enrique Echeburúa, catedrático de Psicología Clínica y experto en criminología y victimología. Echeburua afirma que una noticia sobre un crimen machista puede ser como “una gota que colma un vaso de agua”, un desencadenante de lo que ya esta en el repertorio de la persona.
¿Son las noticias una palanca para la acción de los maltratadores? No, según Vicente Magro, presidente de la Audiencia Provincial de Alicante y pionero en poner en marcha cursos de reeducación por los que han pasado 4.000 agresores. Los maltratradores hablan de celos, de problemas personales, de la influencia de la familia o el alcohol y las drogas, pero no de los medios de comunicación.
La presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial, Inmaculada Montalbán, afirma que hay que seguir investigando el tema, y sostiene que los medios de comunicación deben seguir informando de los casos de violencia contra la mujer. “También de los casos extremos, porque la sociedad tiene derecho a conocer las violaciones de derechos humanos. Los medios tienen la obligación de contarlo. Eso sí, con seriedad y rigor, explicando cuáles son las causas, consecuencias y con la idea de fomentar el rechazo y crear opinión, una opinión de no tolerancia”, dice.
Las asociaciones de mujeres que desde los años noventa del pasado siglo lograron llevar a primer plano la lucha contra la violencia machista están estupefactas ante los argumentos del ministerio y critican duramente el cambio de discurso..
Ana María Pérez del Campo recuerda que “estos criminales no matan por imitación, sino porque quieren acabar con una mujer”, Y se pregunta: “¿Hay emulación en otros delitos como atracar una joyería o robar un banco? ¿Alguien lo analiza? ¿Entonces por qué preguntárselo en el caso de las víctimas de la violencia de género?”.
Grave error en el cambio de discurso, en mi opinión. El silencio favorece al agresor, su impunidad. Lo que hay que hacer es poner en marcha más medios, resolver las carencias de la ley. ¿Los medios de comunicación? Deben seguir visibilizando, como están haciendo hasta ahora, la violencia machista. ¿Qué pueden hacerlo mejor? Por supuesto, pero silenciar las noticias sobre violencia machista es …¡un grave error que quizás pretenda ocultar fracasos y falta de iniciativas!

viernes, mayo 27, 2011

EL SEXO COMO EXPRESION DE PODER, por Tere Mollá

EL SEXO COMO EXPRESIÓN DE PODER

Llevamos unos días en los que el sexo no consentido, y las violaciones no dejan de ser noticia en todos los informativos.
El caso de Dominique Strauss-Kahn, exdirector del Fondo Monetario Internacional, ha puesto en jaque a la política internacional y a sus enormes e invisibles redes de poder.
Las agresiones de las que se le acusa son graves y no consigo entender cómo alguien le puede justificar puesto que es una de las evidencias de lo que pueden pensar aquellos que se creen los amos del mundo: que pueden poseerlo todo, incluidos los cuerpos de las mujeres que deseen aunque ellas no estén de acuerdo.
Quienes justifican este tipo de situaciones (e incluso las permiten por intereses confesables o no), están contribuyendo al mantenimiento de la brutalidad más absoluta que se puede infligir a un ser humano cuando a la fuerza se le obliga a mantener unas relaciones sexuales no deseadas o, lo que es lo mismo, se le viola.
Pero además si se trata de una mujer que está en su trabajo, que además es afroamericana y viuda, como en el caso de Strauss-Kahn, el atentado a cualquier intento de políticas de igualdad entre mujeres y hombres se convierte en un asunto mundial dado el perfil del agresor puesto que ha puesto sobre la mesa, de nuevo, la vieja fórmula de dinero-sexo y poder.
Si además sumamos que entre los dirigentes mundiales nos encontramos con otro nombre como el ministro británico de Justicia Ken Clarke, que no tiene ningún empacho en aparecer públicamente defendiendo que las condenas por violación se reduzcan a la mitad puesto que no todas las violaciones son iguales, entenderemos la consideración que sobre el cuerpo de las mujeres tienen algunos mandatarios del mundo.
Y que conste que los dos casos han ocurrido en el llamado PRIMER MUNDO que es el desarrollado y el de la sociedad del bienestar el de la teórica igualdad de derechos y oportunidades, etc, con lo cual no quiero ni imaginar lo que puede estar ocurriendo en otros lugares del mundo donde estos temas todavía son utopías.
Y es que como dice la frase, “aunque el mono se vista de seda, mono se queda” (si ya sé que he cambiado el género de la frase pero le va que ni pintado a los casos que me refiero) puesto que cuando rascamos sólo un poco aparece el machismo más atávico, aquel que da poder a los varones y les permite creer que son el centro del universo y que todo, incluso las vidas (y por tanto los cuerpos) de las mujeres también les pertenecen, Y no contentos con ello, cuando se trata de castigar con algunas penas a quienes piensan como ellos y violan a mujeres y niñas, se intenta rebajar las penas con la justificación estúpida de abaratar costes.
Y yo me pregunto ¿Por qué no abaratan costes de otras partidas?, ¿Acaso el castigo para quien viola los cuerpos de otras personas, mayoritariamente mujeres, ha de ser menor que quien roba un banco o quien comete un asesinato, por el hecho de que la víctima sean como decía antes mayoritariamente mujeres?
Y es en estos tipo de comentarios u actos cuando nos damos cuenta de lo lejos que seguimos estando mujeres y hombres de esa plena igualdad de derechos y oportunidades.
Hemos avanzado muchísimo y eso es totalmente innegable, pero el sustrato que permanece oculto para ser del todo “políticamente correcto en los albores del siglo XXI” sigue estando ahí.
Y estos que se consideran los amos del mundo, de su país, o del rincón más recóndito del planeta consideran también que los derechos (y los cuerpos) de las mujeres y las niñas pueden ser usados a su antojo sin que haya consecuencias.
Afortunadamente comienzan ha haber consecuencias y aunque el ministro británico no ha dimitido (debería haber sido cesado de inmediato por el primer ministro) su reforma no se llevará a cabo. Y en el caso de Strauss-Kahn este escándalo ha supuesto el final de su carrera política y económica en el mejor de los casos, puesto que puede acabar con sus huesos en las cárcel.
Pero, ¿y las víctimas, quién las resarcirá del daño moral que han sufrido en ambos casos? Puesto que ni con la retirada de la medida en Gran Bretaña ni con la cárcel o el acuerdo en el caso Strauss-Kahn, las vidas de las víctimas quedarán como lo estaban, ¿qué pasará con ellas?
Al final la pregunta siempre queda en el aire ¿Qué pasa con las vidas de las víctimas de violaciones o agresiones sexuales?
Los escándalos pasarán, pero ellas quedarás con esa herida en el alma para todos los días que les quedan de vida.
Pese a todo, ben cordialment,
Teresa

lunes, mayo 09, 2011

LA VIOLENCIA PSICOLOGICA

La violencia psicológica, es la forma de violencia que más daño causa, por que inicialmente pasa desapercibida, y cuando la víctima, se da cuenta en general es por que la situación ya está avanzada; puede estar o no acompañada de agresión física. En sus etapas posteriores, pero en general es la que primero se instaura, generando pues todos los sentimientos de minusvalía, donde la víctima se siente intimidada e invadida en su espacio vital e íntimo, confusa y deprimida sin saber por qué.
Se convierte en la manera como se relacionan y se comunican convirtiéndose en el pan nuestro de cada día, la agresión es constante y verbal, por ello es difícil de percibir.
Encontramos en ella todo tipo de amenazas, insultos, humillaciones tanto en público como en privado, aunque en general empiezan en privado mostrando delante de todos como es de buen marido y como se preocupa por ella, pero en etapas más avanzadas, se presenta delante de los amigos, gritos y comentarios burlones y poco respetuosos donde luego se acusa a la víctima de no tener sentido del humor, o no saber bromear.
Pero en realidad, el único objetivo real es llevar a minimizar y menoscabar a la persona.
Todo esto esta acompañado por comportamientos donde la víctima se siente intimidada, observada, se le revisan sus pertenencias, e incluso pueden incluso ser destruidas, se le revisa su celular las llamadas que recibe y que hace; su correo, con quien chatea, es invadida en su privacidad.
Cuando se requiere tomar decisiones que afectan a la pareja o a la familia no se le tiene en cuenta o se le manifiesta abiertamente un desprecio hacia ella y se le culpa de ser la causante de los problemas de pareja, de relación y de familia.
En ocasiones se logra poner a la víctima en situaciones extremas delante de familiares y amistades, donde tal situación la saca de casillas, el objetivo es que ella se descontrole solo para mostrar "como es ella" delante de todos y lograr opiniones favorables hacia a él.
Cuando estos sentimientos de insatisfacción, menosprecio y frustración son prolongados, encontramos personas que llegan a tener problemas de autoestima y dificultades no solo a nivel de pareja, sino a nivel social, y/o profesional con sentimientos de angustia y estrés, una pobre e inadecuada valoración de si misma que pueden lesionar la salud, causando depresiones y enfermedades.
Esto se presenta por que no se han cumplido necesidades básicas del ser humano como el amor y el afecto, por lo cual la sensación de insatisfacción y frustración es grande.
Pero en la otra cara de la moneda tenemos al agresor, que tampoco a podido cumplir sus necesidades, y pese a todo ello la insatisfacción, y la frustración los llevan a ambos a continuar con el círculo vicioso que cada vez se torna más agresivo, y donde cada vez la agresión es más frecuente.
El agresor no permite desde ningún punto de vista que su pareja se desarrolle, o se pueda superar profesionalmente, por que eso conllevaría el hecho de hacerlo sentir a él inferior.
Cuando se rompen este tipo de relaciones, es decir por algún motivo hay un divorcio o separación, y se consiguen nuevas parejas nuevamente se presenta el mismo círculo.
¿Por qué?
Por que los problemas no están resueltos, la baja autoestima y todo lo que mueve los conflictos esta latente, mientras ello no se solucione, solo se estará trasladando el problema de un lugar a otro, o como quien dice de una relación de pareja a otra.


                                                                                                                   VER MAS

miércoles, mayo 04, 2011

LA AUTOESTIMA. DEFINICION


La autoestima es la autovaloración de uno mismo, de la propia personalidad, de las actitudes y de las habilidades, que son los aspectos que constituyen la base de la identidad personal.
La autoestima se construye desde la infancia y depende de la forma de relación con las personas significativas, principalmente los padres.
Los padres pueden ayudar a sus hijos a desarrollar una alta autoestima, condición que puede influir notablemente en la vida adulta.
Para asegurar un desarrollo psicológico armonioso con alta autoestima los padres deben expresar amor a sus hijos, alentarlos en sus iniciativas individuales, minimizando los errores que podrán ser señalados como experiencia de aprendizaje.
Las expectativas poco realistas sobre las posibilidades de los hijos suelen provocar en ellos el deseo de aprobación y afecto y la necesidad de obtener metas personales que no estén de acuerdo con sus verdaderas aspiraciones individuales y sus reales capacidades, viviendo los fracasos como pérdida de autoestima.
Alfred Adler (1870-1937), psiquiatra austríaco, discípulo disidente de Sigmund Freud por no compartir la importancia que éste le otorgaba a los conflictos sexuales de la infancia; enfatizó desde los inicios de su carrera la relevancia de la relación existente entre el individuo y su medio ambiente.
Los contenidos básicos de su teoría son los conceptos de carácter, el complejo de inferioridad, el conflicto entre la situación real del individuo y sus aspiraciones y el deseo de poder como motivador principal de la conducta.
Un complejo, en lenguaje Psicoanalítico, es el estado psíquico provocado por las representaciones retenidas en el inconsciente por efecto de la censura y que se manifiesta con trastornos en la conducta.
Adler con su teoría de la existencia del complejo de inferioridad pudo explicar ciertas patologías y guiar a sus pacientes emocionalmente perturbados con este trastorno, hacia el camino de la madurez, del sentido común, brindándoles la posibilidad de una inserción social útil.
Según Adler, la baja autoestima impulsa a las personas a esforzarse demasiado para superar la inferioridad que perciben de si mismas y a desarrollar talentos y habilidades como compensación. Él mismo tenía un defecto físico que le afectaba la personalidad y que se supone lo impulsó a elaborar su teoría.
Adler fue fundador de la escuela de Psicología Individual y precursor de la moderna psicoterapia.
La ausencia de autoestima impide la búsqueda del sentido de la vida, produce problemas de identidad y dificultades para conectarse con intereses auténticos.
La baja autoestima es causa de trastornos psicológicos, de neurosis, depresión, problemas psicosomáticos y fallas de carácter, como la timidez, la falta de iniciativa, la anticipación del fracaso, características que impiden el crecimiento.
La falta de confianza en si mismo induce a la necesidad de compararse e identificarse con modelos sociales e impide comprender que cada persona es única y diferente y que lo único comparable es nuestro potencial con respecto a nuestro rendimiento.
El maltrato y el abuso infantil produce pérdida de la autoestima y a su vez los victimarios intentan superar sus propio complejos de inferioridad sometiendo a alguien más débil.
Los padres suelen doblegar la voluntad de sus hijos por medio del poder, haciéndolos sentir culpables por cualquier conducta de independencia que no comparten y por no obedecer sus deseos.
La mezcla entre sentimientos de afecto y agresiones produce confusión en estos niños que finalmente terminan sometiéndose a las demandas de sus padres, sacrificando su ser individual, ya que los actos de rebeldía amenazan con perder su afecto.
La autoestima se puede aprender y la propia palabra tiene poder. Mediante la práctica de una técnica sencilla se consigue elevar el concepto sobre uno mismo, repitiéndose a si mismo todos los días frases de autovaloración.


(Extraído de la Guía de Psicologia)

                                                                                                           VER MAS

ENTRADAS MAS POPULARES EN LA ÚLTIMA SEMANA

ARCHIVO CRONOLÓGICO