jueves, junio 24, 2010

ANTE LOS ULTIMOS ASESINATOS MACHISTAS, por José Antonio Burriel

ÚLTIMOS ASESINATOS MACHISTAS

Brutal asesinato en Almería –esposa e hijo menor- por parte del marido y padre y el asesinato a puñaladas de una mujer en Girona a manos de su pareja –hace unos días otra mujer fue asesinada, también a puñaladas, por su marido en la misma localidad-, que se unen a otros tres asesinatos machistas en los últimos días, han hecho saltar las alarmas en la sociedad. ¿Que esta ocurriendo?
En primer lugar, esta ocurriendo que erradicar la violencia machista de nuestra sociedad va a llevar muchisimo tiempo. Siglos de machismo, de dominio del hombre y sumisión de la mujer, violencia consentida en la sociedad, no terminan ni con una ley, ni con muchas leyes ; es precisa la educación en la igualdad, el firme rechazo social de cualquier manifestación de violencia machista.
Ocurre que solamente cinco de las mujeres asesinadas habían presentado denuncia, por lo que el sistema de protección judicial no se había podido poner en marcha. Ocurre, asimismo, que la protección judicial de las mujeres que así lo han pedido, resulta difícil en ocasiones -y por muchos motivos- e ineficaz en otras por falta de efectivos de protección. ¿Por qué no habían denunciado previamente las otras mujeres, 27 de las mujeres asesinadas?
La investigación judicial debe ser profunda. Conocer las causas, y la existencia de anteriores malostratos, de los asesinatos, averiguar, en lo posible, porque no se había denunciado el maltrato, la violencia machista, puede ayudar: a las mujeres para advertirlas que deben denunciar el maltrato, y hacerlo con prontitud, solamente así, podrá ponerse en macha el mecanismo judicial de protección; a la sociedad para seguir impulsando que los ciudadanos –máxime el entorno mas próximo- den un paso al frente y adviertan a las autoridades de la existencia de un posible maltrato.
También los Servicios Sociales de las ciudades y municipios donde se han producido los asesinatos deben poner en marcha una investigación. ¿Para que? Para determinar si se ha podido hacer algo mas, si se han podido poner en marcha diversas alertas acerca de la situación de la mujer. No hay que esperar a que una mujer acuda a advertir a los Servicios Sociales –no hay que olvidar a los Servidos Sanitarios tienen protocolos eficaces para detectar la existencia del maltrato, maltrato que deben comunicar a la autoridad–. Hay que poner en marcha todo tipo de alarmas para detectar preventivamente el maltrato. Quizás en las grandes ciudades sea esto difícil, pero no lo es en municipios y localidades con menor población. Y existen protocolos y otros tipos de documentos que permiten la detección de posibles situaciones de riesgo.
Y así como la autoridad judicial y la policía no puede poner en marcha procedimientos de protección sin la correspondiente denuncia, los Servicios Sociales si pueden actuar: informando a la mujer de sus derechos; ofreciendo a las mujeres ayuda psicológica para que decidan una solución para su problema; e incluso advirtiendo, a la autoridad judicial, cuando el peligro sea palpable, y así lo dice la Ley de la Orden de Protección.
Criticar la Ley Integral y afirmar que es ineficaz, no es solución para hacer que el avance en la lucha contra la violencia machista. Cierto es que hay que introducir algunas reformas en la Ley. Pero cierto es que la sensibilización social es pieza clave. Y cierto es que la especialización de todos los agentes sociales cercanos al problema debe acrecentarse, pues solamente conociendo a fondo la problemática de la mujer ante la violencia machista se esta en condiciones de ayudarla y ofrecerle medidas oportunas. La mujer debe saber que. Cuando acude a los Servicios Sociales se le va a comprender, que no solamente se le va a empujar a denuncia, sino que se le va a ayudar en tanto toma la decisión definitiva. La autoridad judicial inicia su procedimiento con la denuncia. Los Servicios Sociales puede hacer mucho por la mujer sin esperar a la denuncia.
                                                                Jose-Antonio Burriel

lunes, junio 14, 2010

ENTRE TODAS LAS MUJERES por Jaime Poncela


ENTRE TODAS LAS MUJERES

Si cada tres meses murieran en la calle 20 personas destripadas por la ETA, reventadas por la droga, agujereadas por las balas de un borracho o rotas por las hostias de un facha o de un rojo, este país nuestro estaría en pie de guerra.
Pero como las que se mueren de veinte en veinte cada tres meses son las mujeres, aquí no pasa casi nada. Las mujeres del mundo siguen siendo carne de cañón y de titular, estadísticas de Bibiana, pliego de cordel, muerte de cuneta, parqué ensangrentado y titular ajado que envuelve el bocadillo.
Mujeres muertes de tómbola de locos, de seres mal medicados, que no saben vivir ni beber, que creen matar su mala suerte matando a quien fue su salvavidas un día en el altar, en la salud y la enfermedad y hasta que su muerte nos separe.
Entre todas las mujeres, entre esas mujeres que van a la compra, que aman, que se preñan, que paren, que besan, que perdonan, que aguantan, que callan ante la poli, hay veinte que son asesinadas por tipejos de mirada vidriosa, que seguramente se mean en la cama, que quieren ir con su mamá, que no tienen más discurso que el comentario de un penalti en la barra del bar, ni más filosofía que la de te doy dos patadas.
Esos son los autores y ellas son las víctimas. Y en cada cama se cuece una tragedia que no adivinan ni los vecinos precavidos, ni los parientes avisados, ni los hijos/as amedrentados/as.
Esta sociedad de la arroba (@) para lo políticamente correcto, de los ministerios de igualdad y de los discursos de mitin de domingo con cazadora y camisa de cuadros, tiene aún mucha *** en las uñas, mucha sangre seca de mujeres, de entre todas las mujeres, que llenan morgues y titulares de una desesperación civil y femenina que ha de meter miedo a toda esta sociedad, a la de ellas y a
la de ellos.

domingo, junio 13, 2010

LA COMUNICACIÓN PERVERSA

LA COMUNICACIÓN PERVERSA

En su obra "El acoso moral. El maltrato psicológico en la vida cotidiana" la psiquiatra Marie F. Hirigoyen describe un inventario de estrategias que el perverso destina a hundir la imagen del otro y a revalorizarse a sí mismo. Algunas de estas estrategias son las siguientes:

1 . Rechazar la comunicación directa. La persona perversa no practica la comunicación directa porque «con los objetos no se habla». Como no habla, impone una imagen de grandeza y sabiduría. Rechazar el diálogo es una hábil manera de agravar el conflicto haciéndolo recaer completamente en el otro. A la víctima se le niega el derecho a ser escuchada. Quien rechaza el diálogo quiere decir, sin palabras, que el otro no le interesa o que no existe.

2. Deformar el lenguaje. Cuando los perversos hablan con su víctima adoptan una voz fría, insulsa y monocorde, que desencadena el miedo y pone al otro en vilo. El perverso se expresa sin tonalidad afectiva y en sus palabras asoman la burla y el desprecio. Utiliza mensajes vagos e imprecisos que generan confusión. Luego, elude cualquier reproche diciendo simplemente: "Yo no he dicho esto». Al utilizar alusiones, transmite mensajes sin comprometerse. Como sus declaraciones no responden a una relación lógica, puede sostener a la vez varios discursos contradictorios.

3. Utilizar el sarcasmo, la burla y el desprecio. El desprecio y la burla dominan la relación del perverso con el mundo exterior. El desprecio afecta al compañera odiado, a lo que éste piensa y hace, pero afecta también a su círculo de relaciones. Según M. F. Irigoyen, para desestabilizar a otro, basta con:

- Burlarse de sus convicciones, ideas políticas o gustos.
- Dejar de dirigirle la palabra y ridiculizarlo en público. - Ofenderlo delante de los demás.
- Privarlo de cualquier posibilidad de expresarse.
- Hacer guasa con sus puntos débiles.
- Hacer alusiones desagradables, sin llegar a aclararlas. - Poner en duda sus capacidades de juicio y decisión.

4. Mentir. En lugar de mentir directamente, el perverso utiliza un conjunto de insinuaciones y silencios, para crear un malentendido que luego pueda explotar en beneficio propio. Utiliza mensajes incompletos o paradójicos. A los perversos les importa muy poco qué cosas son verdad y cuáles son mentira: lo único verdadero es lo que dicen en el instante presente. Envuelven su historia con un gran halo de misterio: se trata de ocultar para mostrar sin decir.

5. Utilizar la paradoja. En la agresión perversa, advertimos un intento de desquiciar a otro, haciéndole dudar de sus pensamientos y afectos. En un nivel verbal se dice una cosa y en el nivel no verbal se expresa lo contrario. El discurso paradójico se compone de un mensaje explícito y de un mensaje sobreentendido. El agresor niega la existencia del segundo. El discurso paradójico no es fácil de identificar y sume al otro en la perplejidad.

6. Descalificar. La descalificación consiste en privar a alguien de todas sus cualidades. Hay que decirle y repetirle que no vale nada hasta que se lo crea. Al principio esto se hace de un modo soterrado: miradas despreciativas, insinuaciones, alusiones desestabilizadoras, observaciones desagradables, críticas indirectas que se ocultan detrás de una broma.

7. Divide y vencerás. El placer supremo del perverso consiste en conseguir la destrucción de un individuo por parte de otro y en presenciar ese combate del que ambos saldrán debilitados y que, por lo tanto, reforzará su omnipotencia personal. En una empresa, esto se traduce en cotilleos, insinuaciones, privilegios y preferencias que se otorgan a un empleado y no a otro. Se trata de hacer correr rumores que, de una manera imperceptible, herirán a la víctima, sin que ésta pueda identificar su origen.

8. Imponer autoridad. El discurso perverso establece un funcionamiento totalitario, basado en el miedo y procura obtener una obediencia pasiva: la víctima debe actuar tal como lo espera el perverso. El espíritu crítico deja de ser posible. La víctima existe en la medida en que se mantiene en la posición de doble que se le asigna. Se trata de negar y aniquilar cualquier diferencia.


                                                                                                               VER MAS

ENTRADAS MAS POPULARES EN LA ÚLTIMA SEMANA

ARCHIVO CRONOLÓGICO